Emisora Virtual de la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción

A usted querido Sacerdote

A usted querido Sacerdote Foto: tomada de la web

El hombre es un ser sociable por naturaleza. Tiene necesidad de otros seres humanos. Nadie puede vivir en un total aislamiento o anarquía absoluta.

Las profesiones son manifestación de la armónica interiorización entre individuos. Mientras unos posibilitan la alimentación y la adquisición de bienes naturales, otros favorecen el comercio o intercambio de bienes y otros ofrecen servicios que aumentan la calidad de vida.

Unos más sonoros, otros más silenciosos; unos más trascendentales, otros más humildes; unos más populares, otros menos conocidos; pero, sin duda alguna, todos valiosos y relevantes.

Entre toda la valiosa diversidad de labores se encuentra el sacerdocio. Aunque esta no se reduce a una simple labor, sino que es una vocación, es decir, más que un trabajo es un estilo de vida.

Más aún, creo que en nuestro país, todos han tenido algún contacto con un sacerdote, y en los momentos más decisivos de nuestra vida hemos contado con el apoyo, si lo deseábamos, de uno de estos pastores.

Nuestra sociedad les debe un enorme agradecimiento a los curas, como coloquialmente les decimos; muchos de nosotros estamos en deuda frente a la bondad de muchos de estos hombres.

Estos son seres humanos valientes y radicales, que sintiendo un llamado divino, han decidido abandonar muchos de sus intereses propios, para ofrendarse a sí mismos en nombre de Dios y en favor de la humanidad.

Personas que han hecho una total opción por el amor a la medida de Jesús: constante, desinteresado, generoso, que no se apaga frente a las ingratitudes, heroico, tierno.

Sin embargo, también hombres necesitados de la gracia de Dios y del apoyo de manos amigas.

En las casas curales también se experimenta la soledad, toca a la puerta la desesperanza, no se ausenta el desánimo y la rutina. Son innumerables, los sacerdotes que incansablemente trabajaron en obras sociales, en edificación de templos y en formación cristiana y sólo el olvido o las críticas son sus compañeros.

Los sacerdotes no buscan el reconocimiento, pero un gesto de cariño puede ayudarles grandemente para un mejor ejercicio de su misión.

¿Conoces a algún sacerdote? No demores en presentarle tu sincero agradecimiento. Ellos, de igual modo necesitan ser protegidos con el amor de Dios, que se manifiesta en aquellos que los llaman Padres.

Ferney Alonso Giraldo Castro

Horarios de atención despacho

  Lun-Sab 8am-12m y 2pm-4:30pm

  Dom-Fest No hay servicio

Redes sociales

Permanece conectado con la Parroquia La Asunción de Marinilla:

Contacto

Para mayor información:
  pasuncion (@) diosonrio.org.co
  +57 (4) 548 40 50
  Parque Ppal. Marinilla Cl. 31 # 30-16