Emisora Virtual de la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción

La Evangelización desde la Vida Consagrada

La Evangelización desde la Vida Consagrada Foto: Adrián Zapata

La delegación episcopal para la Liturgia y la Vida Consagrada de la Diócesis Sonsón –Rionegro, realizó los días 3 y 4 de octubre el Congreso de la Vida Consagrada bajo el lema “Consagrado sé tú mismo”. Durante estos días de encuentro se contó con la participación del Padre Escolapio Juan Jaime Escobar, quien se dirigió a los religiosos mediante una conferencia de 4 horas en las que tocó temas sobre la espiritualidad, el fundamento de la vida consagrada y la memoria y la gratitud. Y en una segunda conferencia con el padre Jhon Fredy Córdoba sobre Encender fuego en el mundo, la urgencia de la misión.

En una primera instancia el padre juan Jaime planteó la espiritualidad y la gratitud como el don de los sacerdotes y consagrados, ellos llamados a cumplir con vocación y tener presente la memoria como el encuentro permanente con Jesucristo.

Cuando se refiere a la memoria, se hace desde el sentido del hombre sobre la tierra, sus experiencias así reafirmando al ser religioso desde una postura de decisiones, vivencias, la parte de recordar cómo fue su primera vez, como fueron los encuentros con Dios, como superaron los momentos difíciles, como recuerdan las alegrías, entre otras. Apunta a una cita que menciona el Padre Juan Jaime: “la memoria es para el amor, lo que el olvido es para dejar de amar. El amor se va por la puerta de atrás”. Sí, somos seres humanos de historias, de pasado, presente y futuro, entrando a una meditación de cómo desligamos nuestros recuerdos, haciéndolo desde la vida consagrada, para así reconocer al otro y hacer memoria de lo que somos constantemente, y la misión que queremos lograr.

Toda la vida del religioso consagrado, comprenderá la memoria como la gratitud, siempre da gracias por el otro, por sí mismo, por lo que es y lo que puede dar, por seguir en su camino. En medio de la conferencia, el padre Juan Jaime tuvo un interrogante que lo dejo abierto para cada uno de los religiosos que allí se encontraban reunidos, referente al tema de la memoria “¿cuándo uno no recuerda lo fundamental tu y yo que venimos siendo?”

La mano estrecha entre la memoria y las gracias marcan la experiencia espiritual con la que cada día se levantan, haciendo del tiempo esa marcha constante de entregar al otro lo que Dios le brinda. Pero ¿qué sucede cuando con el paso del tiempo cada experiencia no te conmueve, no se da la misma generosidad del primer día, se pierde el sentido de la memoria, de la gratitud, y el don de servir?

El enfatizar en la memoria y gratitud durante la Conferencia a más de 50 comunidades religiosas participantes, se da con un objetivo, el de reconocer lo que como religiosos están brindando, de cómo ayudamos a que las comunidades, personas reconozcan o en realidad conozcan de la vida de cristo, pues “cada uno de nosotros es una gracia viviente”.

Es así como desde su reflexión, se plantea es la conversión en cada uno de los religiosos, y como se ve reflejado ahora en las comunidades la vida en cristo, la evangelización y la espiritualidad, desde la articulación constante de la memoria y la gracia.

Es todo esto una reflexión de la vida religiosa y el ser de memoria, gratitud y conversión, y que lleva a evaluar la vida comunitaria, misionera, el obrar en bienestar del otro, lo que hacemos por el otro y que representamos para una comunidad.

Infortunadamente en algunas comunidades, se da la comunidad yuxtapuesta aquella que se organiza sin elección, sin un criterio de cómo se articulan en una comunidad, ¿cuál es el objetivo previo para obrar a favor de un grupo determinado?; fue así como el Padre Jhon Fredy Córdoba inicio su conferencia sobre la vida misionera el segundo día del congreso.

“La vida comunitaria está hecha de personajes y entre ellos estamos nosotros”. Desde una analogía vivencial entre las diferentes comunidades y los religiosos que acompañan el encuentro con Jesucristo, poseen particularidades que también los hacen humanos. Pero en un mundo conservador y con unos principios marcados por la historia, se han venido cerrando círculos propios, el estar con otras personas, el compartir con otros sin ser juzgadas o tachadas de pecadores.

En la segunda conferencia “Encender fuego en el mundo, la urgencia de la misión “se enfatizó en la importancia de la vida comunitaria, la composición de familias funcionales, el valor de estar juntos, el valor de conmigo como ser consagrado con la comunidad, mostrando los pecados tangibles e intangibles que como seres humanos tenemos. Por lo anterior, el padre Jhon Fredy plantea unos signos de acompañamiento para lograr la evangelización, y cuantos de los religiosos ven y ayudan para el encuentro de la comunidad con Jesucristo.

La evangelización de Jesús estaba llena del espíritu con lo que logro romper ataduras y leer los signos de la fe para la conversión de una comunidad las cuales fueron:

  • Conversión de pecadores
  • Curación de enfermos
  • Sanación integral
  • Liberación de opresión demoníaca
  • Resurrección de muertos

Lo que da como resultado la vocación del ser consagrado como los demás, y el compromiso por la evangelización y el amor a Dios, y lograr que la evangelización de hoy llegue a los corazones de cada uno y se llegue al encuentro de Jesucristo, desde nuestra oración, memoria y gratitud para llevar la palabra como lo es la biblia.

Para concluir el padre Jhon Fredy plantea “nuestra misión; evangelizar. La vida de cada persona adquiere sentido en el encuentro con Jesucristo y en la alegría de compartir esta experiencia de amor” (E.G. N° 5).

Valeria Jiménez Jaramillo

Horarios de atención despacho

  Lun-Sab 8am-12m y 2pm-4:30pm

  Dom-Fest No hay servicio

Redes sociales

Permanece conectado con la Parroquia La Asunción de Marinilla:

Contacto

Para mayor información:
  pasuncion (@) diosonrio.org.co
  +57 (4) 548 40 50
  Parque Ppal. Marinilla Cl. 31 # 30-16